Nuevo: Prueba mi robot de inteligencia artificial nueva película

O futuro é melhor do que pensamos, mas precisa de uma espécie de carta de condução (Un gran artículo sobre mi trabajo, vía Sapo.pt)

Léalo the whole thing here (en PT). Gracias a SAPO por entrevistarme y a NEST por traerme de nuevo a la bella Oporto.


"Hace 15 años Internet era un escape del mundo real. Ahora el mundo real es un escape de Internet". El futurista Gerd Leonhard encuentra la frase del profesor y columnista Noah Smith en una sala en la que se discute cómo construir "un mejor turismo" y es difícil que cualquier persona con más de 30 años no sienta que resume bien no sólo los desafíos del setor, sino de toda la sociedad.

"El futuro ocurre primero en la imaginación, después en el deseo y más tarde en la realidad". La frase es de otra futurista, Barbara Marx Hubbard, que vivió 90 años (1929-2019) y fue evocada como ponte para la razón principal por la que el futuro es mejor de lo que pensamos y que asiste a las escuelas que están en nuestra mano....

Este es el momento en que podemos acallar los ombros y pensar con nuestros botones "más una frase motivacional que no muda nada". Sobre todo porque nos olvidamos de nosotros mismos y vemos las crisis climáticas, las crisis económicas, la falta de confianza en las políticas, la pobreza y, como si no bastara, la sorpresa de un mundo en el que en breve muchos seres humanos serán dispensables frente a la creciente capacidad de las máquinas y de la inteligencia artificial...

"Os próximos 10 anos vão trazer-nos mais mudanças que os últimos 100", diz-nos o futurista alemão, coisa que já suspeitamos, pelo menos os mais atentos. La diferencia es que, contrariamente a un discurso cético o incluso pesimista de cara a lo que nos espera, Gerd Leonhard nos habla del "buen futuro". Un "buen futuro" que exige cambios significativos en el presente porque "el mundo que tenemos no sirve para el futuro, el capitalismo no sirve para el futuro". O sea, en lugar de lucro y crecimiento, debemos pensar en las personas, el planeta, el propósito y la prosperidad.

Así pues, la idea no es nueva y la reinvención/ampliación/reconversión del capitalismo es tema de una amplia literatura y debate desde, al menos, la crisis financiera de 2008. Pero el contexto ha cambiado y ha empezado a cambiar, y por eso las premisas del "buen futuro" de Gerd Leonhard tienen ahora otro eco.

¿Cómo será el "buen futuro"?
El futuro de la alimentación
Las opciones que tenemos enfrente llevan implícita una racionalidad que permite defender el planeta. Por eso Gerd Leonhard cree que el futuro será vegetariano (aunque, en su caso personal, siga comiendo carne). Vegetariano porque 30% da poluição global, nos números que apresenta, decorre da agricultura e da pecuária, e porque será impossível, afirma, escalar esta produção para aumentar 12 milhões de pessoas no planeta Terra. El "gran futuro" consiste en seguir creando, hoy, nuestras alternativas alimentarias, con carne producida a partir de vegetales, carne producida en laboratorio y agricultura vertical.

El futuro de la energía
75% de la energía que actualmente consumimos proviene del petróleo, el gas y el carbón y, si bien los impactos ambientales provocaron un cambio lento, la guerra en Ucrania y sus consecuencias económicas aceleraron las conciencias, sobre todo de los decisores.

Una aceleración que refuerza el peso de las alternativas ya existentes, como la energía solar, la eólica y la nuclear.

El futuro de la educación
En este futurista presente en el que la tecnología está en todas partes, nuestros hijos tienen que aprender a hacer lo que las máquinas no hacen y, más que eso, ellas y nosotros, los adultos, tenemos que aprender la vida entera, en todos los formatos, porque este aprendizaje implica la exclusión de un futuro en el que muchas cosas ocurren al mismo tiempo en todas partes.

El futuro del trabajo
"Si trabajamos como un robot, un robot ficará con nuestro trabajo". Partiendo de esta idea, Gerd Leonhard anticipa un futuro en el que nuestro trabajo será humano, dejando para las máquinas las rutinas y los procesos que ya son aptos para realizar. Ser humano lleva implícito utilizar las características que nos distinguen a las máquinas (al menos desde hace unos días), ya sea en la creatividad o en la bondad y la empatía.

El futuro de la salud
El mayor cambio se ha producido en la forma en que definimos los cuidados de salud. Hasta ahora se han considerado una forma de tratarnos cuando estamos enfermos; el "buen futuro" será lo que garantice que nos mantengamos sanos. La alimentación y el estilo de vida serán "medicamentos preventivos" que la tecnología ayudará a integrar en nuestras vidas de forma cotidiana y no sólo en las soluciones de Año Nuevo. La ciencia médica permitirá una personalización cada vez mayor y los sistemas económicos tendrán como reto hacerla accesible.

En este último caso, por ejemplo, la propuesta que Gerd Leonhard trouxe pasa por la aplicación de impuestos sobre el valor de los billetes de avión en función del número de vuelos anuales. Propuesta de un orador que, antes de la pandemia, hacía una media de 300 viajes en avión al año. Hoy asumo que esa era una práctica a la que no se pretende retroceder, teniendo a lo invertido en un aparato que permite hacer palestras a distancia en una plataforma digital. Lo "real", que tanto necesitan los humanos, está garantizado, nos explican, por la interacción que se replica en este formato en el que, confiesa, sólo falta "poder ver los rostros de las personas a las que se está asistiendo".

El primer viaje del año será de tasa cero para todos e incremental a partir deí.... LEER MÁS

2023

Vistas


Etiquetas

boletín

* indica necesario
último libro