Nuevo: Prueba mi robot de inteligencia artificial nueva película

Lo bueno, lo malo y el futuro": Un mensaje del futurólogo Gerd Leonhard (sólo texto)

Lo bueno, lo malo y el futuro: Un importante mensaje del futurólogo Gerd Leonhard.

En tiempos de crisis y dificultades debemos recordar el Buen Futuro.

El año pasado produje una película realmente importante en plena crisis de los Covid-19: El Buen Futuro, ambientado y rodado en la hermosa Lanzarote, en las Islas Canarias. La película explicaba por qué creo que un Buen Futuro es totalmente posible y qué tenemos que hacer para conseguirlo.

Desde entonces, El Buen Futuro se ha convertido en mi #1 tema de conversaciónSin embargo, ahora que nos enfrentamos a otra gran crisis mundial desencadenada por La extraña y peligrosa apuesta de Putin en Ucrania mucha gente parece desafiada por el concepto mismo de un Buen Futuro. ¿No me he dado cuenta de lo que está pasando con Covid, Putin, China, el Cambio Climático, AGI etc... y cómo podría hablar de un Buen Futuro cuando estamos enfrentándose al peor futuro posible, ¿en este mismo momento?

De ahí que decidiera formular una respuesta, a continuación. Decidimos publicarla en forma de entrada de blog de lectura larga pero ilustrada (versión cuentacuentos, aquí), así como una versión simplificada (véase más abajo), como vídeo animado y como grabación de audio / podcast.

La posibilidad que se ha pasado por alto, dijo una vez el poeta estadounidense John Berryman, es el futuro. Mientras el mundo emerge de la pandemia global hacia las fauces de una guerra espantosa aquí en Europa, es un recordatorio que merece la pena. La posibilidad que hemos estado pasando por alto es el futuro. Justo cuando pensabas que era seguro volver a la oficinaEn el año 2000, llega de nuevo otra edición de la Guerra Fría, completa con amenazas apenas veladas de extinción nuclearexcepto que esta vez con cobertura en tiempo real de todas las terribles pruebas de la invasión y la matanza.

Ucrania, Covid, cambio climáticola inflación, la migración, el wokismo, el neoliberalismo y el locura autocrática - Elijan lo que elijan, en todas partes hay cuestiones que llegan al corazón de la empresa humana en estos extraños y rugientes años veinte.

Entonces, ¿para qué nos puede servir hoy una visión idealizada del buen futuro?

A primera vista, no mucho. Basta con preguntar al ciudadano medio si se siente seguro de cara al futuro en prácticamente cualquier país, y responderá respuesta negativa. Como nos recordaba Shakespeare, cuando llegan las penas, no vienen como espías solitarios, sino en grandes batallones.

Los mayores miran con simpatía a los jóvenes, aliviados de tener tanta vida a salvo ya en el pasado. Los jóvenes envidian a los mayores, beneficiarios de un tiempo y un lugar en los que las perspectivas de posguerra no hacían más que mejorar.

¿Quién habría imaginado que el postcovid era anterior a la guerra? Que uno jinete del apocalipsis sustituiría a otro? Sí, el futuro ahora puede parecer más sin esperanza de lo que parecía, y sin embargo es exactamente por eso que lo necesitamos para navegar por la noche oscura del presente.

El futuro siempre ha sido un actor poderoso en la historia de la humanidad. En ocasiones ha desempeñado el papel de creador religioso, en otras ha adoptado la máscara del poderoso Estado. La humanidad siempre ha sentido la necesidad de la mitología para procesar su mortalidad, y transhumanismo puede considerarse un nueva religión que se inspiran en esa misma trascendencia.

Pero ¿qué puede hacer exactamente el futuro por nosotros en estos días terribles, cuando seres queridos sucumben a la pandemia y ciudadanos inocentes son bombardeados en sus propios hogares, en un país tan cercano a muchos de nosotros?

Hasta la fecha se han producido cuatro grandes conmociones en este nuevo siglo: la guerra contra el terrorismo, la gran crisis financiera, el cambio climático y la crisis económica. pandemia mundial y ahora la renovada amenaza de guerra, e incluso de guerra nuclear... o de una prolongada "guerra caliente". Estos choques no son aislados, y la combinación de sus efectos ha comprimido nuestra sentido del futuro - y de lo que es posible.

Y, sin embargo, el futuro ya no es un periodo de tiempo que llegará de algún modo mañana: el futuro es ahora un estado mental presente. El futuro es, de hecho, una mentalidady una forma de ser.  

La tecnología ha impulsado a la raza humana a buscar la divinidad. omnipotencia - pero aún así debemos estar de acuerdo en los fundamentos de ética y valores. La cuestión clave ya no es "qué tipo de futuro es posible", sino "qué tipo de futuro QUEREMOS". Para nosotros y, sobre todo, para nuestros hijos.

En mis más de veinte años de trabajo como futurista y Orador principalEn mis viajes por todo el mundo, he aprendido cuatro cosas extrañas sobre el futuro.

En primer lugar, el el futuro es más bien una emoción que una fase cronológica. La gente deposita allí sus sentimientos, en el futuro, y algunos aparcan allí su equipaje. Las culturas jóvenes aparcan sus esperanzas, las culturas envejecidas suelen aparcar su nostalgia.

En segundo lugar, puedes hacer crecer tu sentido del futuro igual que haces crecer un músculo. He aprendido que volver al presente desde un futuro imaginado es una forma radicalmente eficaz de resolver muchos problemas insolubles. Como dijo Einstein, no puedes resolver un problema con el mismo estado mental que tenías cuando lo creaste. Hay que cambiar a un futuro estado de ánimo.

En tercer lugar, existe una estrecha relación entre crisis y renovación, como si las decisiones tomadas durante una crisis dieran lugar a un equilibrio futuro. Tras la desastrosa década de 1940, con gran parte de la Europa moderna convertida en escombros de piedras como la antigua Roma, ¿quién podría haber imaginado la décadas de pacífica armonía y la innovación que estaban por venir?

Pero lo cuarto que he aprendido sobre el futuro es lo siguiente: sólo los seres humanos son conscientes de él. En tiempos de amenaza y peligro nuestro sentido del futuro se acorta y muchos de nosotros nos centramos en la mera supervivencia. Pero cuanto más larga es nuestra pista hacia ese futuro, más alternativas podemos ver.

Los futuristas no pueden salvar el planeta, pero sí ayudar a su público a sorprenderse menosy trasladar al público un sentimiento y una intuición más fuertes sobre el futuro. Cuando vuelva la historia, con sus traumas y tragedias apocalípticas, es cuando tendremos que volver a conectar con lo que es posible.

El futuro siempre es mejor que el pasado porque aún no ha sucedido, y en ese "aún no ha sucedido" reside un enorme potencial para la mejora humana. Por eso, aunqueos transhumanistas esperan la Singularidad como un diluvio caído del cielo para hacer flotar su arca, ¿cómo podemos desplegar hoy el futuro como herramienta de resolución de problemas?

Los acontecimientos terribles no cancelan el futuro, sino que nos desafían a reimaginarlo. La peste que desestabilizó la vieja Roma y sacudió la fe en los antiguos dioses duró quince años. En Pandemia de covavirushasta ahora han durado dos (y seguimos contando).

Las guerras que desgarraron Europa en el pasado a menudo duraron décadas: Inglaterra y Francia tuvieron sus Guerras de los Cien Años, Alemania y Austria sus Treinta Años. Cada una de las guerras mundiales duró media docena de años.

Tal vez, cuanto más podamos venir al presente desde un futuro estado de ánimo¿Cuánto más podemos reducir el tiempo que lleva? En el siglo XX, la Gran Depresión duró una década, el crack financiero de nuestro siglo se resolvió en gran medida en unos pocos años. Sí, los problemas estructurales más profundos que apuntalaron esa crisis siguen con nosotros, pero también lo están las lecciones aprendidas.

Érase una vez el sueño de un Europa unida se construyó sobre los restos humeantes de una civilización. Hoy creo que podemos volver a soñar ese futuro sin volver a destruir nuestra civilización. La famosa frase de Voltaire Personaje de Pangloss puede que vivamos en el mejor de los tiempos posibles, pero creo que podemos sustituir ese tipo de optimismo ingenuo por algo mejor - un futuro recordado.

Y esta es mi última lección como futurólogo: puedes recordar el futuro igual que recuerdas el pasado. Puedes experimentar el siguiente estado en tu imaginación y volver con ese plano al presente, de vuelta del futuro por así decirlo.

Resiliencia era la lección para 2020, cuando lo principal que necesitábamos era sortear una pandemia mundial moderna. Pero dos años después necesitamos algo mejor que resiliencia o incluso antifragilidad. Necesitamos de nuevo propulsión narrativa, un nuevo enfoque en la imaginación y la intuición, que nos conduzca hacia un futuro en expansión, y hacia lo que yo llamo El Buen Futuro.

Y cuanto más nos desafía el presente con fantasmas del pasado, más necesitamos el futuro para equilibrarnos, inspirarnos y dirigirnos. Los antiguos vikingos temían la niebla porque les impedía navegar por las estrellas. Las constelaciones de hoy también están oscurecidas por la niebla de la guerra y las ridículas acciones de los regímenes autocráticos. Pero las estrellas - y el futuro - siguen ahí por encima de todo.

El futuro es un puerto más seguro que el abatimiento o la nostalgia, porque no hay nada nuevo que aprender en los viejos espacios. Los problemas a los que nos enfrentamos -ya sean pandemias, guerras o cambio climático- no pueden resolverse con el mismo estado de ánimo que teníamos cuando los creamos.

Primero cambia tu estado de ánimo y luego afronta tus problemas con una nueva mentalidad: la mentalidad preparada para el futuro. Siguiendo a Antonio Gramsci, esta mentalidad preparada para el futuro bien puede implicar un pesimismo del intelectopero siempre un optimismo de la voluntad y del corazón.

Cada uno de nosotros puede ser un futurista, incluso en estos tiempos difíciles. De hecho, especialmente en tiempos difíciles. El futurista no es un escapista, ni un apologista, ni un adivino, sino un navegante y un explicador de lo posible.

Al centrarnos en las noticias de cada hora, debemos recordar también ampliar nuestra visión en horizontes cercanos y lejanos, ya que la velocidad de la historia a menudo se asemeja a un 'permacrisisen el mundo actual. No se proyecte hacia el futuro, empiece por el futuro y retroceda a partir de ahí.

El futuro pertenece a los que han estado allí en sus mentes.

Lo bueno, lo malo y el futuro' - Ver el vídeo o descárgatelo aquí

Descargar la versión PDF aquí

Vea a continuación algunos de los mensajes clave.

13433

Vistas


Etiquetas

boletín

* indica necesario
último libro